La salud social es tener relaciones saludables con amigos, familiares y la comunidad, y tener interés o preocupación por los demás.

Los preadolescentes, naturalmente, comienzan a alejarse de la familia a medida que sus compañeros se vuelvan más importantes. Sin embargo, todavía están aprendiendo cómo interactuar con los demás y su apoyo y aliento pueden enseñarles formas saludables de construir relaciones. Permita que practique sus habilidades sociales maduras, luego aliéntelo gentilmente sobre lo que salió bien y cómo podría mejorar. Tener un buen marco de cómo tener relaciones sanas con sus compañeros y adultos puede prepararlos para el éxito por toda la vida.